domingo, 26 de julio de 2015

El Sueño: La Melodía de tu Corazón




El Sueño: La melodía de tu corazón

Dentro está tu voz fluyendo cual río. Lista para salir y dejarse escuchar.
Es una canción que brota desde el alma.  ¿Sientes el latido de tu corazón?
Tu voz quiere desbordarse, ¡no tengas miedo, déjala salir, no la escondas!
¡Permite que traspase los mares!  Sigue en pos de tus sueños,
no te debes de rendir.  No dejes que nadie te silencie, cambie o apague la
melodía que tú quiere entonar.  ¡Canta a voz en cuello, grita desde tu
interior!  Deja que otros la sientan y se contagien con el sentimiento que
emerge de tu corazón.  Aún cuando haya momentos de tristeza y veas
las lágrimas caer, aún cuando por instantes sientas que tu voz ya no va a
salir... ¡Canta cual pajarito, extiende tus alas y comienza de nuevo a volar!
Sentirás entonces arder la llama vibrante de la pasión y de tu sueño.
Ascenderás surcando por los cielos, por lo que te mueve, lo que te motiva
a seguir cantando, luchando y a no perder la ilusión.  ¡Vamos no renuncies!
Es momento de abrir tu boca y dar el mejor concierto del que salen las 
notas y melodías de tu alma para iluminar y contagiar al mundo con tu
corazón, con tu canción. 

Autora: Brendaliz Avilés

viernes, 10 de julio de 2015

Sin tu presencia no quiero ir...




Sin tu presencia no quiero ir

“Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí”.  (Éxodo 33:15).

El mayor refugio y la mejor seguridad es saber que contamos con la presencia de Dios en nuestras vidas.  Cuando contamos con la aceptación y la aprobación de Dios y sabemos que su misericordia y favor nos alcanza.  Cuando reconocemos que sin el Señor nada podemos hacer y dependemos de él para hacer cualquier cosa importante.  Así como Moisés fue un hombre escogido para hacer grandes cosas y marcar los tiempos en que vivió, Dios nos ha llamado a que seamos personas obedientes a su llamado.  Somos escogidos para realizar cosas en su nombre.  Pero, tenemos que pedir, así como Moisés que la presencia del Señor nos cubra y nos acompañe por dondequiera que vayamos.  Tenemos que ser avalados por ese padre amado.  Entonces podremos tener la certeza y la convicción de que él no permitirá que seamos avergonzados porque vamos cubiertos y rodeados de su gloria.


By: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

YO NO ME OLVIDO DE TI


  


Yo no me olvido de ti

“¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti”.  (Isaías 49:15)

No estés triste si sientes que nadie piensa en ti.  Porque Dios piensa en ti y cada latido de su corazón dice tu nombre.  Cada susurro de la naturaleza da testimonio de que pensó en ti y que se deleita cuando quieres buscar su presencia.  Incondicionalmente siempre está presto, aun cuando muchas veces fallas, él jamás te abandona, es fiel a ti.  Sé que duele cuando  las personas de quienes esperamos amor o aquellas en quienes confiamos nos lastiman o fallan.  Es que todos somos tan humanos e imperfectos, tan propensos a fallar.  Pero no debes pensar que estás solo en este mundo, porque aun en medio de tu desierto  Dios sigue siendo tu fiel compañero y amigo.  Ni un solo instante has sido olvidado por Dios.  Dice su palabra que si una madre no se olvida del hijo que con dolores parió, mucho menos tu padre celestial, que te creó, se olvidará de ti.  En vez de sentir tristeza, sonríe al pensar lo inmensamente amado que eres por tu Creador, él ha concebido planes maravillosos para ti.


By: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

SERÉ RESISTENTE AL FUEGO



Seré resistente al fuego

“Mas él conoce mi camino; me probará, y saldré como oro”.  (Job 23:10)

¡Señor hace mucho calor!  Quiero salir de este horno porque este fuego lento me está quemando.  Pero tú me dices que debo ser fuerte y resistir porque este fuego hará que me purifique y resplandezca.  Yo quiero gritar y huir, pero tú me invitas a ser constante y perseverante.  Yo siento mi fe a punto de caer, y tú en cambio me demuestras que existen motivos suficientes para seguir creyendo y confiando.  Para que en vez de caer, eleve mis alas en fe y vuele más allá de los problemas y circunstancias.  Aquí en este horno hace mucho calor, pero cuando pienso en que pronto he de salir de aquí y que brillaré con más fulgor porque solo tú me sostienes, tomo coraje y resisto.  Porque sé que a su tiempo, cuando esté listo, tú me sacarás de ese horno, convertido en alguien totalmente distinto, pero especialmente lleno de ti.

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com


Apartados de la Mentira





   Apartados de la Mentira

“Aparta de mí el camino de la mentira, y en tu misericordia concédeme tu ley”. (Salmos 119:27)


La mentira es como un laberinto al que puedes entrar con facilidad, pero del que luego difícilmente puedes salir.  Porque para sostener una mentira hay que inventar muchas más.  ¡Qué triste la vida de aquellos que andan hundidos en el abismo de la falsedad!  Ese pozo oscuro y solitario que solo provoca ansiedad y que no te permite tener la paz y la libertad ansiadas por tu corazón.  Pero la ley de Jehová, es decir su palabra nos muestra la verdad clara, limpia y transparente.  La palabra de Dios trae una verdad y una sabiduría que nos libera de todo yugo, mentira y opresión.  Su verdad nos ilumina y nos lleva a una luz donde todo puede ser visto y reflejado con la claridad que Dios nos ofrece.  La verdad permite que nuestras conciencias estén tranquilas, que podamos dormir en paz, que podamos permanecer serenos ante los problemas que la vida nos presenta.  La verdad de Dios traspasa y renueva nuestros corazones. Seamos personas veraces, vivamos apartados de la mentira y de la hipocresía.

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com

martes, 23 de junio de 2015

Meditando en sus Maravillas





      Meditando en sus maravillas

“Hazme entender el camino de tus mandamientos, para que medite en tus maravillas”.  (Salmos 119:27)


A veces estamos tan enfocados en las cosas negativas que nos están sucediendo que no nos damos cuenta de las cosas lindas que estamos viviendo.  Estamos tan saturados de malas noticias por doquier, que olvidamos esos pequeños detalles que hacen nuestros días más hermosos y felices.  Si podemos respirar, oler, sentir, tocar, ver, escuchar, degustar, debemos sentirnos inmensamente bendecidos.  No todos tienen este hermoso privilegio.  Si contamos con un hogar, familia, techo y si tenemos algún bocado con el que alimentarnos, somos afortunados, muchos no tienen nada en este preciso momento.  Si gozamos del amor y del afecto de muchas personas a nuestro alrededor, somos inmensamente ricos, aunque quizás no contemos con mucho dinero.  Porque estas cosas que parecen pequeñas y normales son las que llenan nuestra existencia de razones y motivos para seguir adelante.  Amigo, hoy te invito a que medites en las cosas maravillosas que tienes.  Da gracias a Dios por lo que posees, no te concentres en lo que te falta y siembra, siembra una semilla de esperanza al que le hace falta.  Hoy cuenta las bendiciones maravillosas que Dios te ha regalado.

Autora: Brendaliz Avilés
Escrito Para: www.brendalizaviles.com
Programa: Tras Tus Pasos, Sección Tú Palabra de Aliento